EL COMIENZO

El club ciclista de mtb Jarra&Pedal de Coslada nace a comienzos del año 1998, inicialmente los compañeros y amigos Manolo y Juan comenzaron a montar en bicicleta “entonces eran bicicletas, lo de bikes vino después”, salían a montar en bici con el hijo de Manolo, Dani, por esa época tendría unos diez años, bajában hasta la presa del río Henares y se daban alguna vuelta por el parque e incluso pasaban a Mejorada por unos tubos de cemento a una zona del otro lado del río, que tenía mesas y allí se comían algún muesli que otro y vuelta a casa.

EVOLUCION

Con el tiempo fueron adquiriendo forma y destreza, ya alargaban los recorridos, descubriendo Paracuellos y los cantiles de Rivas, a Paracuellos se iba por una vereda la izquierda del rio, por el Pryca que era el nombre del Centro Comercial (fue en el año 2000 cuando Carrefour adquirió Pryca) cuando llegaban a la parte baja de Paracuellos en la carretera a Belvis pasada la gasolinera, desayunaban un bocadillo de panceta muy rico y como no iba a ser menos, acompañado de unas cervezas los adultos y los niños una Coca-Cola, aquí nació la afición a jarrear, aunque algunos ya tenían experiencia, se subía a Paracuellos, volvían por el mismo sitio.
Mas adelante se incorporó Carlos (el empresario), con su hijo “no nos acordamos del nombre”, el caso es que iba creciendo en número de ciclistas, cuando se descubrió los cantiles se llegaba hasta la laguna del Campillo, aunque aún no se le daba la vuelta o eso creían, la primera vez que se dio la vuelta a la laguna se paso el puente del ferrocarril fue toda una odisea, se desayunaba en el hostal ese que está a la entrada del pueblo y allí se tomaba otro bocata y varias cervezas, no se conocía la vuelta por las lagunas de Velilla, la vuelta era por el pueblo de Rivas hasta Covibar, bajando por el Cristo hasta la 3M y vuelta a casa.
Como estaban construyendo las R3, se iba `por la rotonda del Cañaveral y se iba por ella hasta el viaducto que cruza el valle entre Loeches y Velilla, hay se tuvo el primer incidente, en este caso con los cazadores, le dieron a Manolo un perdigonazo. Por la R3 llagaban también hasta el nudo de carreteras que une la R3 con la M40.
En estos tiempos se fueron incorporando Javier Herrero, compañero de la EMT y del camping de Daganzo, se iba ampliando territorio de salida, además Manolo y Juan salían todos los sábados y domingos, se investigaban nuevas rutas, se subia a Paracuellos por carretera, y se descubrio la cuesta del ventolin, en Paracuellos, se tomaba en el Bar “el Radar”, el avituallamiento, y así se fue ampliando la zona de influencia, que llego, incluso hasta Patones, ruta que se suele hacer de vez en cuando y  la enseño Javier Herrero.

INCREMENTO DE COMPONENTES

Se fueron incorporando a las salidas, otros ciclistas conocidos de unos o de otros, Manolo y Juan conocían a Enrique y Javier Herrero, que nos presentó a Jesús Calvo (en adelante “Jeca»), y del barrio CIUDAD 70 (Coslada) fueron llegando Mario y Jesús (metro).
La influencia iba creciendo, tanto en rutas como en aficionados, ya se le iba dando  bien al pedal como a la jarra, las rutas pasaban de cincuenta kilómetros y las jarras de dos rondas, las dificultades aumentaban y los establecimientos de restauración aparecían como flores crecen en primavera, le dában la vuelta a la M40,(carril bici) parada obligatoria en el Urogallo, subían el colombiano y se descubrió Campo Real y su queso, creo que fue por esos años cuando se nos incorporó Jesús Calvo (Rivas) y Clemente, a Jesús Calvo se conoció haciendo la vía verde de Perales de Tajuña, nos lo presento Jeca, Clemente era del barrio y salía con los que habituales que nos encontramos en Valverde y fue presentado por Manolo, el primer día que vino Clemente, fue la primera vez que dimos la vuelta al Soto de Viñuelas, aunque un poco perdidos, se acabo a la altura del circuito del Jarama en la N-1.

RUTAS Y NOMBRE DEL CLUB

Cada incorporación fue añadiendo a nuestro repertorio las rutas que conocían, esto nos planteó nuevos retos, Rascafria, Las ZZZ de la Pedriza, las ZZZ del Viso, Cercedilla, El Escorial y fue aumentando la influencia ciclista “MTB Extremo”, fuimos a El Escorial gracias a que conocimos a Benito. Bajamos hasta San Martin de la Vega pasando por la Warner, Valdemoro y Aranjuez, volvíamos en tren, conocimos otros muchos lugares más.
Pero todo eso fue después de haber puesto el nombre al grupo, quiero recordar que como ya éramos muchos se planteó de identificarnos como grupo y si no recuerdo mal, fue el jefe el que dijo “Jarra&Pedal”, debió de ser cuando se unieron, por el tiempo Jesús Calvo y Clemente.

EQUIPACION Y UNIÓN

Años después (2010) hicimos nuestra primera equipación, estaban entonces Sebas, Paco, Antonio Larios, Antonio Carpio y su hermano Anselmo (que siempre estará en nuestros recuerdos), Richar, Antonio Vivas (el piloto), que subiendo a Campo Real dio una demostración de cómo controlar a un perro, pastor alemán con mucha mala leche, que hasta ahora solo se tenia conocimientos de huir de ellos aun que nos fuera la vida en ello, se incorporó Javi (nuestro Bombero), David, Ángel, José “el mecanico”, Juan Carlos “el óptico”, e incluso de Vicalvaro venían Sergio y Alfonso (el peluquero), ya salíamos una buena grupeta y está claro que conocimos a otros grupos, gracias a Benito (otro autobusero), conocimos a los “hijos de ruta”, gente que nos dio muchas satisfacciones y algún que uno u otro susto (el pincho en la presa, que hay un buen reportaje fotográfico y un inmejorable relato), en este punto ya venían con nosotros, Jesús Retamosa “el yerno”, que gracias a él las pájaras en el grupo de jarra&pedal pasaron a denominarse “una retamosa”.
Enrique trajo a Luis que nos hacia la vida feliz cuando en lo alto de cualquier cerro sacaba una litrona fresquita de la mochila, Luis que le tenemos que agradecer la apertura del paso detrás del campo de Gol y el Negralejo, poco a poco con su guadaña fue abriendo una vía que más tarde paso a ser una autopista por la cantidad de usuarios que la utilizan, Luis nos presentó a Javier (el ferretero), apareció Nacho, Rubén, Arturo, Rafa y los Killers, Sergio, Luis, Paco, y últimamente Josito y Manu e Ismael incorporaciones que nos están haciendo mayores a los más antiguos de los Jarras.
Estoy seguro que me dejo alguna anécdota por contar o incluso se me pasa alguien al que no he mencionado, pero todos estarán presentes en la historia de jarra&pedal. Historia que empieza por un grupo de amigos y se convierte en el grupo de MTB más famoso de los márgenes de los ríos Jarama y Henares e incluso llega hasta las lejanas orillas del Manzanares y otros ríos menos conocidos o más lejanos, esto sin comentar nada de los mares de allende en otras tierras fuera del alcance de nuestra vista e incluso de la comunidad, tierras manchegas, alcarreñas, extremeñas, andaluzas, castellanas y gallegas y otras muchas incluido parte del extranjero, conocidos en las distintas pruebas en las que han participados componentes de los Jarreños, que no mencionare dada su extensa lista.
Conocidos gracias a la equipación, que fue diseñada, si no recuerdo mal, por el año 2010, obra de nuestro querido fotógrafo Jesús Calvo, fotografías que junto con las del otro fotógrafo Jesús Calvo (no es un error), “jeca” nos daría para la exposición más grande nunca vista.
Así como los almuerzos, viandas y celebraciones que nuestro amigo y compañero Mario, “nuestro cocinero “, (además de un modelo profesional para protagonizar las mejores caídas en bike, que acostumbra salir en la prensa escrita), nos tiene acostumbrados a degustarlas, hechos que en la actualidad se prodiga menos gracias a haber encontrado a nuestra genial anfitriona Conchi “el rancho”, lugar del cual no podemos separarnos ni una sola salida, siempre buscamos como acabar allí, hay nuestras lagunas queridas, si no fuera por ellas no habríamos descubierto El Rancho(Mejorada del Campo).

NUESTRAS MAQUINAS.

Este grupo se caracteriza por sus buenas monturas, distintas en variedad, marcar y complementos, que han ido evolucionando con los años desde los hierros con frenos cantilever, hasta las actuales de carbono y en un futuro ebikes, que gracias a el mejor mecánico habido en el planeta tierra (un poco pijotero) nos tiene las bicis puesta a punto siempre, José. Hay que decir que hace algún tiempo empezamos a contabilizar las asistencias a las salidas, esto nos hizo plantear que habría que conceder esa fidelidad con algún trofeo, decidimos que fuera una jarra de barro con la puntuación de 1, 2, y 3, pero nos dimos cuenta que algunas contribuciones desinteresadas también deberían ser premiadas y por ello concedimos dos diplomas a dos figuras del grupo, Mario por el mejor cocinero y José por el mejor mecánico, diploma que le fue entregado en una gran fiesta en la cual acabamos con los botellines del “luismi”. Diplomas que creo que se debería seguir otorgando a otros miembros del grupo por su labor, como a los fotógrafos, diseñadores de ruta (que por cierto echamos a uno de menos, “Pacoooo”), diseñadores de equipación, al mejor relato etc..

QUEDADA

Por último, en esta larga andanza de la existencia de JARRA&PEDAL que hemos conocido, han pasado muchos amigos que por una u otra causa han dejado de asistir, les recordamos que les estamos esperando siempre, que serán bienvenidos y que les echamos de menos, JARRA&PEDAL siempre estará ahí, a las 8:00 o 8:30 (según las estaciones del año) en la puerta de la iglesia de la ciudad 70 (COSLADA) todos los domingos del año, haga sol o caigan chuzos de punta (como dice el jefe, cuatro gotas) y a no ser que este el estado de “alarma” no fallaremos ni un domingo.

 

 

POSDATA

Mención expresa a aquellos lugares que se han convertido en sitio queridos de los jarras, a parte del El Rancho, están: En Campo Real el local del queso y el pilon de los cumpleaños, en la Casa Campo “el Eurogallo “, en la nocturna “el Chacon”, en Valverde el “bar del Huevo duro”, de regreso de Cercedillas “el Miño”, en Pozuelo del Rey, “el bar de la rotonda” y muchos otros de otros lugares por donde pasamos.

También a lo largo del tiempo hemos ido clasificando las rutas y como consecuencia de ello declaramos como “clásicas” algunas: El Escorial – Coslada con su parada en Villafranca para reponer fuerzas. Coslada- Guadalajara con la potente subida a Santos de la Humosa. Chamartin-Valdemanco acabando en el restaurante “los Santos”. Las dos nocturnas, campo y ciudad con sus paradas y final. La clásica Campo Real a por queso.
Tambien rutas duras y excepcionales, como a la Encina Milenaria, A Ucles, Patones, Manzanares del Real, Morata, Estremera, Ambite o el grandioso Parque Natural de Alcala terminando en el Indalo, Parque que tiene muchísimos retos, el Eccomo, los lagartos, la subida a las crestas, que se ven desde el mirador del cura, y se incorpora por el descenso de las brujas, todas ellas muy bonitas, con dificultad variada y algunas subidas duras, trialeras y rampas imposibles.
Así pasamos todos los domingos los de Jarra&pedal, pedaleando y tomando cervezas dos aficiones que compartimos con mucha alegría y amistad.

Esperamos contar con todos para disfrutar de este maravilloso deporte que es el MTB. 

 

Saludos.